Una manera muy efectiva de contribuir a la ¨atención centrada en la persona¨ en residencias de mayores es mediante la impartición de seminarios tanto para profesionales del centro como para los familiares de los residentes. Nuestro objetivo es promover una actitud fundamental, la de intentar siempre conocer a la persona y tratarla como el ser humano único e irrepetible que es.

En nuestras sesiones trabajamos nuestro modelo de comunicación ¨Entrando en su mundo¨, que incluye el ¨ser¨ y el ¨hacer¨. Cuando hablamos del ¨ser¨ nos referimos a las actitudes, valores y creencias del familiar. Desde la perspectiva del ¨hacer¨ se trata de compartir habilidades concretas y consejos prácticos que hagan la comunicación más rica y fluida.

Además, invitamos a los familiares y profesionales del centro a trabajar en equipo en el cuidado del residente con demencia. Si el familiar es capaz de entender mejor las necesidades de la persona, el compartir este conocimiento con el personal ayudará a crear una atención más personalizada.

Metodología de trabajo

Los seminarios se diseñan a medida de las necesidades del centro y se componen de dinámicas experienciales en las que se tratan los distintos elementos del modelo de manera práctica.

Cada dinámica contiene una pequeña introducción teórica, con las principales claves de comunicación que se van a trabajar. A continuación, pasamos a la acción y los participantes practican las habilidades y actitudes del modelo.

Cada seminario es liderado por dos facilitadoras, lo que permite dar una atención más personalizada a un grupo grande de participantes, y hacer que la experiencia sea más rica.

Beneficios

  • Los participantes toman conciencia sobre cuál es su forma más habitual de ¨estar¨ con la persona con demencia y del impacto que esto tiene en la relación y en la calidad de la conexión.
  • Descubren nuevas posibilidades para conectar de verdad y crear cercanía emocional
  • Mejoran las habilidades de la inteligencia emocional en el contexto de la demencia. Por ejemplo:
    • Escucha empática
    • Reconocimiento de la emociones del familiar
    • Autogestión de la emociones propias
    • Habilidades de comunicación verbal, como las preguntas y las reformulaciones
    • Habilidades de comunicación no verbal